¿Qué es el Trastorno Afectivo Estacional?


El Trastorno Afectivo Estacional se refiere a un tipo de depresión que ocurre en cierta época del año, generalmente durante el otoño y el invierno, que se produce cuando hay menos luz solar, mejorando los síntomas en las estaciones de primavera y verano.

Seis de cada 100 personas (6%) padece de TAE. Aunque puede presentarse durante la niñez y al inicio de la adolescencia, es más común entre los 20 y los 40 años. Al igual que en otras formas de depresión, las mujeres tienen una probabilidad más alta de sufrir de TAE que los hombres.

¿Cuáles son los síntomas?

No todas las personas sufren los mismos síntomas ni en el mismo grado. Entre ellos están:

  • Cambios en el estado de ánimo: Tristeza, ansiedad o sentimientos de "vacío"; sentimientos de desesperanza y/o pesimismo; sentimientos de culpa, inutilidad o impotencia; irritabilidad, desasosiego; tendencia a la autocrítica y mayor sensibilidad, llanto, sensación de estar molesto.

  • Incapacidad para disfrutar: Pérdida de interés en actividades que antes solía disfrutar, sensación de no poder completar las tareas tan bien como antes, insatisfacción o culpa.

  • Poca energía: Cansancio y disminución de energía, sin razón aparente.

  • Cambios en el sueño: dormir demasiado o dificultad para dormir. (en niños puede afectar a la hora de levantarse e irse a dormir)

  • Cambios en los hábitos alimenticios: tendencia a comer más y puede haber cambios de peso.

  • Dificultad para concentrarse: más tiempo del habitual para terminar las tareas, recordar detalles y tomar decisiones, falta de motivación ( en niños puede afectar al rendimiento escolar y las notas)

  • Disminución de las actividades sociales: menor energía para socializar con amigos (que puede afectar la autoestima y aumentar la frustración y el aislamiento.

  • Pensamientos de muerte o suicidio

¿Cuáles son las causas del TAE?

La causa del TAE no es conocida, pero se cree que está relacionada al reloj biológico diario y la forma en que éste responde a la luz del sol. Se cree que la hormona melatonina y serotonina están involucradas, aunque no está claro exactamente de qué manera.

La melatonina, que está asociada con el sueño, se produce en mayores cantidades cuando hay oscuridad o cuando los días son más cortos. El aumento de la producción de melatonina puede causar somnolencia y letargo.

La producción de serotonina aumenta con la exposición a la luz solar. Los niveles bajos de serotonina están asociados con la depresión, de manera que aumentar la disponibilidad de serotonina ayuda a combatir la depresión. Los días más cortos y las horas de oscuridad más largas en el otoño y el invierno pueden causar un aumento en los niveles de melatonina y una disminución en los niveles de serotonina, cuya combinación podría crear condiciones biológicas para la depresión.

¿Cuál es el tratamiento para el TAE?

El tratamiento varía en función de la gravedad de los síntomas. Entre las opciones terapéuticas están la fototerapia, la farmacología y la psicoterapia. Para todas ellas se recomienda, si aparecen los síntomas, consultar con los especialistas.

¿Qué podemos hacer para prevenir el TAE?

Recomendaciones para la prevención:

  • Dormir lo suficiente.

  • Consumir una dieta saludable.

  • Tomar la medicación recetada por su médico de manera correcta.

  • Incrementa las salidas al aire y al sol con cualquier excusa.

  • Plantearse metas y objetivos para este nuevo período, tanto de ámbito personal como social. Éstas tienen que ser realistas y alcanzables en poco tiempo.

  • Participar en actividades deportivas o de ocio, que facilite la socialización. Realizar actividades que sean placenteras para usted. Se recomienda el voluntariado o actividades de grupo.

  • Pasar más tiempo con los seres queridos, ya sea pareja, hijos, familiares y/o amigos.

  • Estar atento a los signos preliminares de empeoramiento, saber identificar los posibles síntomas, si perduran en el tiempo, buscar las posibles soluciones, con tiempo y tranquilidad, de forma que cuando surjan se puedan afrontar de modo adecuado.

  • NO usar el alcohol y las drogas como prevención, puesto que podría empeorar el trastorno.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square